El ex entrenador de cricket que pone en forma a Las Águilas

El preparador físico de Estados Unidos, Huw Bevan, ayudó a Inglaterra a ganar el World Twenty20 y ahora está colaborando para acortar la brecha de rendimiento entre las naciones de rugby.

TOKIO, 9 de octubre – Aclimatarse a las condiciones calurosas y húmedas ha sido un asunto importante para los 20 equipos, durante las primeras semanas de la Copa Mundial de Rugby 2019.

Si bien los fans del rugby han disfrutado felizmente del cálido clima otoñal de Japón, era diferente lo que ocurría en el campo de juego, donde no sólo la resistencia de los jugadores era exigida al límite, sino también sus habilidades de manejo de la pelota debido al sudor en las manos y las camisetas mojadas.

En el proceso de aprender a adaptarse a tales extremos, los jugadores de EE. UU. se beneficiaron con el conocimiento de Huw Bevan.

El preparador físico pasó cinco años desempeñando una función similiar en el equipo de cricket de Inglaterra, viajando con los jugadores en giras de verano alrededor de mundo y ayudándolos a ganar el ICC World Twenty20 en el Caribe en el 2010.

Para darle al equipo de EE. UU. una idea previa de lo que se esperaba en la RWC 2019, los llevó a Colorado Springs. “Éramos conscientes de lo que estaríamos enfrentando en Japón", dijo Bevan." Una gran parte de nuestra preparación fue en Colorado Springs, que obviamente está en la altura y hace mucho calor. Nos ayudó a prepararnos para el calor y también desde una perspectiva aeróbica”.

Bevan, un ex hooker que jugó en Bridgend, Cardiff y Swansea, es Consultor de Alto Rendimiento para World Rugby.

Él dice que toma al menos dos semanas adaptarse a un cambio en las condiciones. "Pero cuanta más exposición puedan tener los atletas, mejor. Si sos capaz de entrenar a alta intensidad durante un período prolongado de tiempo en esas condiciones, entonces eso es ideal. Cuanto más familiarizado estés, más cómodo te vas a sentir y más preparado estás para jugar en esas condiciones”.

Sin embargo, dominar la humedad es sólo uno de los muchos desafíos que Bevan y los jugadores estadounidenses han enfrentado en la preparación del torneo. Con tres jugadores del plantel jugando rugby en el hemisferio sur y otros 12 en Inglaterra o Francia, y además no todos ellos jugando regularmente en el primer equipo, mantener la intensidad necesaria ha sido problemático.

“Hay una diferencia en el nivel de exposición que están teniendo", explicó. “Titi (Lamositele) está jugando en Saracens y jugó en la final de la Heineken Cup, lo cual es brillante, pero Paul Lasike, en Harlequins, no necesariamente jugó tantos partidos como le hubiera gustado ".

Bevan aseguró que la creación de una fuerte competencia nacional, como la Major League Rugby, desempeñará un papel crucial para ayudar a Estados Unidos a acercarse a los seleccionados del Tier 1.

“La MLR puede proporcionar a los jugadores un nivel de exposición que reduce la brecha al momento de jugar a nivel internacional. La idea es hacernos competitivos con los 10 mejores equipos del mundo”.

Las pautas de rendimiento de World Rugby establecen objetivos de desarrollo para las naciones del Tier 2 diseñadas para reducir la cantidad de puntos concedidos contra los equipos más fuertes.

Las estadísticas muestran que en los últimos 36 partidos contra los mejores equipos, los equipos del Tier 2 han concedido un promedio de 13.32 puntos en el último cuarto. Estados Unidos, después de haber estado perdiendo ante Francia sólo por 12-6 en entretiempo, finalmente fue derrotado 33-9.

Sin embargo, Bevan señala que eso no significa que los jugadores del Tier 2 estén menos en forma. "Un jugador típico con el que está trabajando alguien como Eddie Jones (entrenador de Inglaterra) tiene probablemente más años de formación que la mayoría de los nuestros", dijo.

"Han tenido más exposición a la preparación física. Desde el punto de vista de las habilidades y el conocimiento táctico, han tenido una mayor exposición en un nivel superior por lo que es de esperar que estén más avanzados. Probablemente hayan estado involucrados en una academia, por lo que han tenido ese enfoque profesional desde que tenían 16 años más o menos”.

Estados Unidos enfrentó un partido difícil contra Argentina el miércoles pasado y el domingo cerrará su campaña en la RWC 2019 contra Tonga. Con la ayuda de World Rugby y una próspera MLR, Bevan siente que Estados Unidos tiene un futuro prometedor.

"Una MLR exitosa, con departamentos bien estructurados y organizados, y con un alto número de jugadores elegibles de EE. UU. en puestos claves, está en lo más alto de mi lista de deseos", dijo.

 

RNS nh/mj/sw/mr/vw/jg