Escocia vs. Japón: cinco partidos para el recuerdo

Los antecedentes se decantan para los del Cardo, que vencieron en los siete enfrentamientos previos. Desde una victoria por más de 100 puntos, a las varias Copas Mundiales en las que se midieron y la presencia del emperador Akihito en su último partido.

HAMAMATSU, 10 de octubre – Escocia y Japón se han enfrentado tan solo en siete ocasiones, con tres de esos partidos disputados en Copas Mundiales de Rugby. El cuarto encuentro en el torneo está previsto en Yokohama este domingo con todos los ingredientes para convertirse en un nuevo clásico de la era profesional y con una plaza en cuartos de final como premio para ambos equipos.  

Pese a que los antecedentes son claramente favorables a Escocia, los partidos entre ambas selecciones no han estado exentos de drama e historia desde su primer enfrentamiento en la RWC de 1991 hasta el último precedente en Tokio, hace tres años.

Escocia 47-9 Japón

Murrayfield, 5 de Octubre de 1991, Rugby World Cup

Escocia jugaba en casa durante la segunda edición del torneo y comenzó su participación con una vitoria a base de siete tries. El centro Scott Hastings anotó el primero. A Doddie Weir lo pueden ver atacando en la imagen adjunta.

“Debido a que me lesioné en los isquiotibiales en Nueva Zelanda en 1987 y literalmente solo jugué segundos en aquella Copa Mundial inaugural (contra Rumania), estaba determinado a resarcirme”, afirma Hastings. “Tenía la mentalidad de que tenía que cumplir en aquel partido”, añade.  

“La primera vez que tuve la pelota simplemente me mandé y anoté el primer try para Escocia. Eso me dio confianza para el torneo y me preparó para lo que venía”, recuerda.

“Iba lanzado a por el segundo try pero había un wing de Japón que me envió a la tribuna Este de Murrayfield. Sé que me golpeó duro porque estaba un poco conmocionado. Sabíamos que Japón era complicado. Ellos tenían un scrum ligero pero buenas destrezas y había que neutralizarlas”.

Japón también cayó contra Irlanda pero venció a Zimbabwe para conseguir su primera victoria en la RWC. Escocia logró alcanzar las semifinales por primera y única vez en la historia donde fueron derrotados por Inglaterra.  

Escocia 32-11 Japón

Dairy Farmers Stadium, Townsville, 12 de octubre de 2003, Rugby World Cup                       

Japón dio todo lo que tenía: 168 tackles, incluido el que se aprecia en la imagen de Hirotoki Onozawa sobre el hoy entrenador de Escocia, Gregor Townsed. Sin embargo, seguían sin estrenarse en el marcador hasta el último cuarto de hora. Con todo, el diario The Japan Times calificó el partido como “posiblemente la mejor actuación que ha logrado equipo nacional”.

“Las condiciones en las que entrenamos eran muy húmedas y calurosas, pero no tan malas como las que esperábamos para el partido”, recuerda el único escocés en jugar en cuatro Copas Mundiales, Chris Parterson, que anotó el primero de los cinco tries del Cardo. Al principio fue difícil superarles y cometimos muchos errores. Comenzamos imprecisos pero más tarde vinieron los tries”.

“Fue un partido muy duro y no jugamos especialmente bien. Los japoneses fueron duros, especialmente en el centro del campo y la tercera línea. Sufrimos para lograr la victoria. Fue menos fácil de lo que el marcador muestra”, añade el fullback.

Japón perdió los cuatro partidos de su grupo mientras que Escocia alcanzó los cuartos de final en los que cayó ante la anfitriona, Australia.

Escocia 100-8 Japón

McDiarmid Park, Perth, 13 de noviembre de 2004

El tercer encuentro fue en Perth, en medio de una gira en la que Escocia se midió en dos tests contra Australia. Escocia sumó cien puntos por primera y única vez en un test, con Paterson anotando su récord de puntos, 40 (tres tries y once conversiones).

“Comenzamos perdiendo 8-7 pero éramos mucho más disciplinados y estructurados que ellos”, relata Paterson, el mayor anotador de la historia de Escocia, con 809. “Anotamos muchos tries desde las formaciones fijas y con movimientos establecidos que habíamos hablado antes del partido”, devela.

“Una vez que los nervios del principio se fueron, fuimos por ellos. Tuvimos mucha posesión, logramos muchos metros y anotamos muchos puntos. Era raro, nunca había jugado en un partido de 100 puntos pero era, absolutamente, un test match”.

“Japón había tenido un cambio generacional tremendo el año anterior, pero no hubo una falta de tensión o de agresividad por su parte. Hubo facetas del juego la que nos costaba”, añade.

“Robbie Russell anotó el try del final para dejarlo en 98-8 y acerté con la conversión para hacer los cien. Lo gracioso fue que miraba al marcador y pensaba: ‘¿Qué van a hacer si llegamos a 100? Solo hay lugar para dos cifras’”.

Escocia 45-10 Japón

Kingsholm, Gloucester, 23 de septiembre de 2015, World Cup

Japón tuvo solo tres días para reponerse del milagro protagonizado en Brighton (su inesperada victoria contra Sudáfrica por 34-32) mientras que para Escocia era su debut en el torneo. Scott Hastings comentó aquel encuentro.

“Recuerdo lo ajustado que fue durante un rato (Escocia vencía por 12-7 al descanso). “Japón puso en problemas a Escocia mostrando su compromiso durante todo el partido, con su actitud para el tackle”.

Japón cobró rápida ventaja con un try de Amanakiu Mafi pero cuatro penales de Greig Laidlaw restablecieron el orden establecido al descanso. Era un ajustado 12-10 cuando el conductor del ataque japonés, Mafi se lesionó al comienzo de la segunda mitad y Escocia, con especial habilidad para anotar, logró cinco tries. 

“Escocia jugó con todo su potencial aquel día, sus formaciones fijas, una par de mauls desde el line, ganaron penales en el scrum”, elogia Hastings. “Se pudo ver que a Japón le faltó fondo físico al final del partido”, destaca.

Japón, pese a que venció tres encuentros no clasificó a cuartos donde Escocia volvió a hacer las maletas desde Twickenham a los Borders tras una ajustada derrota ante, de nuevo, Australia.

Japón 16-21 Escocia

Segundo test, 25 de junio de 2016, Tokyo Stadium

Escocia ganó el primero de la serie en Toyota con un juego poco lucido y tras ir perdiendo por 13-9 en el intermedio. Para el segundo, el emperador Akihito y la emperatriz Michiko, vieron su primer partido en vivo, pero llegaron en la segunda parte perdiéndose un sensacional try de más de 90 metros de juego a la mano que acabó posando Kaito Shigeno.

Herny Pyrgos, que se unió al equipo escocés de esta RWC tras la lesión de Ali Pryce, era el capitán aquel día. Convirtió tres penales pero fue remplazado por Laidlaw en la segunda mitad que ayudó a controlar el juego y a sumar otros 12 puntos.

“Hacía calor y había humedad, la pelota estaba resbaladiza y Japón se encontraba muy bien, rápidos y abriendo la pelota”, rememora Pyrgos. “No fuimos lo precisos y dominantes que nos propusimos porque fue un partido muy duro”, agrega. “Recuerdo que los fans eran ruidosos, no puedo imaginar lo que será para nosotros el domingo”, prevé.

 

RNS bp/mj/bo/jca/jg