Kolisi inspira más allá de la cancha

El capitán de los Springboks es admirado en muchos ámbitos por sus cualidades de liderazgo y su humildad, y sobre él recaen las esperanzas de su país de obtener un tercer título de Copa Mundial.

TOKIO, 18 de octubre – La historia de Siya Kolisi es digna de un guion de Hollywood. Del hambre y la pobreza de un municipio de la Provincia Cabo Oriental ascendió a capitán idolatrado del seleccionado sudafricano.

A la tierna edad de 10 años, el prodigio del rugby fue descubierto por su profesor de escuela primaria y seguidamente ingresó en African Bombers, donde iniciaría su trayectoria hacia la gloria.

Este domingo, el país entero alentará a los Springboks en el cruce de cuartos de final contra el anfitrión, Japón, y Kolisi, que ahora tiene 28 años, sueña con convertirse en el tercer capitán de Sudáfrica que levante la Webb Ellis Cup.

Sin embargo, el tercera línea es mucho más que un deportista de élite, tal y como afirma su antiguo profesor, Eric Songwiqi.

Kolisi fue hijo de padres adolescentes y estuvo sometido a duras condiciones durante su niñez. Una de las pocas alternativas a una vida criminal o a la droga era el deporte.

“Acudía a mi escuela primaria, Emsengeni Primary, y yo fui el que lo llevó al equipo local, African Bombers, donde también doblé de entrenador”, relataba Songwiqi el jueves, desde Zwide, en la cercanía de Port Elizabeth. “Incluso en aquél entonces ya mostraba disciplina y esas cualidades de liderazgo suyas. Trabajaba junto a los demás chicos y se compenetraban bien. Hubo otros dos chicos a los que también les fue bien pero individualmente, ya veía que Siya llegaría a lo más alto en el rugby. Simplemente por sus características y por la dedicación que tenía, estaba convencido de que algún día lo conseguiría. Por la dedicación y el entusiasmo. Le ponía tanta pasión a todo lo que hacía”.

Tras ser descubierto en un torneo, el joven Kolisi fue becado para poder asistir a una de las escuelas del rugby más prestigiosas de Sudáfrica: Grey High, en Port Elizabeth. A finales de su adolescencia, se mudó a Ciudad del Cabo, sede de Western Province y de su equipo en Super Rugby, Stormers, y recibió el brazalete de capitán en febrero de 2017, a los 25 años. El año siguiente, se convirtió en el primer capitán negro de los Springboks en sus 126 años de historia.

Kolisi ahora tiene dos hijos (junto a ellos en la imagen, en su ciudad natal), y espera que más chicos de Zwide sigan su ejemplo. Asimismo, es patrocinador de African Bombers y facilitó iPads a su antigua escuela primaria.

Una de las posesiones atesoradas de Songwiqi es la colección de fotos de él posando junto a su ex alumno y ahora afamado jugador, y afirma que en su ciudad natal, aún se celebra el nombramiento de Kolisi como capitán de los Boks.

“Fue un momento de júbilo para toda la comunidad de Zwide cuando recibimos la noticia, por conocerlo y por lo disciplinado que era”, recuerda Songwiqi. “No solo se preocupa de sí mismo, sino que cuida de las comunidades más pobres y de los equipos de Zwide. Es un protagonista fundamental en el cambio de las vidas de los jóvenes y los jugadores”.

Otro admirador de Kolisi es Joel Stransky, ex Springbok y campeón de Copa Mundial. El ex-apertura que en la final de 1995 contra los All Blacks marcó el drop que selló su victoria, es ahora parte del equipo de comentaristas de TV, en Tokio, y sostiene que, “el hecho de que Siya llegase a donde está después de la vida tan dura y todas las dificultades añadidas a las que se enfrentó hace que sea aún más digno de mención. Tuve la chance de conocerlo un poco más de cerca. Lo que lo hace tan especial no es tanto su procedencia sino sus cualidades humanas y es una persona fantástica. Es el ejemplo de todo lo que tiene de bueno nuestro país. Y de eso hay mucho. Es un gran ejemplo para todos”.

Asimismo, el ex hooker de los Springboks, Hanyani Shimange, también se encuentra en Tokio actualmente y sostiene que Kolisi es mucho más que el capitán de Sudáfrica. “Siempre dije que aunque le quites el rugby, sigue siendo un tipo fabuloso”.

Shimange suma un total de nueve caps entre 2004 y 2006, y está ilusionado por la posibilidad de ver a Kolisi levantar la Webb Ellis Cup.

“Se te pone la piel de gallina. Nada más por ese momento y, llegado el caso, por lo que significaría para Sudáfrica y para el rugby mundial en términos de esperanza, perseverancia, valentía y liderazgo. Por mantenerse fiel a la esencia de uno mismo, por no cambiar la personalidad y mantenerse siempre humilde”, cerró.

RNS am/js/ns/co/jb/np

Imágenes, cortesía de African Bombers