Francia quedó a medias

El indiscutible talento de Les Bleus no logró triunfar por falta de concentración pero ya se advierte la revolución

OITA, 21 de septiembre – Francia arribó a Japón con varias dudas sobre su juego pero, pese a su eliminación en cuartos de final, ha despejado un buen puñado de ellas.

El tercer equipo más joven de toda la RWC 2019 logró algo que Francia no había logrado desde quedar eliminada en 2015: tres victorias consecutivas. Les Bleus, sin embargo, fueron capaces en Japón de pavimentar un relativamente plácido camino hasta los cuartos de final y, cuando todo parecía que llegarían a semifinales, un momento de locura cortó la racha.

Así Francia continua con su tradición de pasar siempre de la fase de grupos en las Copas Mundiales tras alcanzar tres finales, en 1987, 1999 y 2011 y caer en semis y cuartos en el resto.

Pero podía no haber sido así. Argentina estuvo a un penal de vencerla en el primer partido y diez días después el equipo francés mostró una cara menos sólida que ante Los Pumas, frente a Estados Unidos. Hasta el minuto 67, cuando Gael Fickou apoyó el try de la tranquilidad la sombra de la sorpresa de Las Águilas planeaba sobre el estadio.

Después, a pesar de ir ganándole a Tonga por 17 puntos, dejaron que el rival les remontara hasta un 23-21 que, sin embargo, aseguró la clasificación con una tónica que se repetiría en cuartos de final contra Gales: grandes primeras partes de Francia que se diluye en la segunda mitad.

Sin el duelo que iba a definir el Grupo C ante Inglaterra, cancelado por el Tifón Hagibis, Gales aparecía como un rival formidable para Les Bleus luego de que en siete de los últimos ocho partidos, cayeran al norte del canal de La Mancha. Sin embargo, Francia revivió sus grandes primeras partes ante Argentina y Tonga para liderar por nueve puntos al comienzo de los segundos 40 minutos.

Esta vez no hubo milagro y Gales sobrevivió. O más bien fue un suicidio. La tarjeta roja a Sebastien Vahaamahina peso en los minutos finales cuando, gracias a un try de Ross Moriarty, el Dragón daba la vuelta al marcador para, una vez sumada la conversión, establecer el 20-19 final.

El entrenador

Jacques Brunel llegó a semifinales como entrenador asistente en 2003 y 2007 y quedó eliminado en la fase de grupos en 2015 cuando dirigía a la selección italiana. Ahora dejará Les Bleus con un balance de 10 victorias sobre 24 partidos.

El contrato con la FFR, en principio, llegaba hasta 2020 pero con la llegada de Fabien Galthie a la estructura, su papel en el staff todavía está pendiente de confirmación. Durante el torneo, Brunel dejó claro que la RWC 2019 iba a ser su última Copa Mundial pero no dijo que fuera su último desafío. El misterio continua pese a la eliminación de Francia.

 “¿Creen que lo he pensado? Vengo de un partido de tremenda decepción. No he pensado en lo que pasará mañana o al día siguiente”, afirmó.

Jugador del torneo

El jugador de Racing 92, Virimi Vakatawa solo fue seleccionado tras la lesión de Geoffroy Doumayrou. Y, sin embargo, había prometido a su madre que jugaría una Copa Mundial ante su lecho de muerte. Convincente en las practicas y brillante en los partidos de preparación, se adueñó de la camiseta número 13.

Su récord alcanzó tres partidos, dos tries y una solvente contribución al ataque con 29 corridas, siete pases, 12 defensores eludidos y 148 metros totales con la pelota. Además, aportó solidez defensiva con un promedio de 89 por ciento de tackles acertados que lo colocan como el segundo mejor defensor de los backs franceses, detrás de Fickou.

Mejor recuerdo fuera de la cancha

Tal fue el éxodo de jugadores lesionados obligados a volver a casa, el equipo francés despidió a sus compañeros dando una imagen de solidaridad en el hotel del equipo en Kumamoto que sugiere que, al fin, un nuevo espíritu grupal ha nacido en el seno de la selección. 

Mejor recuerdo dentro de la cancha

Habían pasado ocho años desde que un jugador francés anotara un drop en Copa del Mundo. El sucesor de Francois Trinh-Duc, Camille López, pateó de sobre pique entre los postes en el momento justo para vencer a Argentina y asegurarse la clasificación a cuartos. Asimismo, cómo Damian Penaud manejó la última posesión ante Tonga para cerrar el partido, también destaca sobre el resto de las acciones del torneo.

¿Y ahora, qué?

El capitán Guilhem Guirado y Louis Picamoles finalizan sus carreras internacionales para dejar lugar a Les Bleuets campeones del mundo M20 en 2018 y 2019. El nuevo entrenador, Galthie, debería tener recursos humanos suficientes para construir un equipo sólido de cara al Seis Naciones próximo y, de ahí, poner el horizonte en 2023 cuando serán anfitriones de la RWC.

Declaraciones del torneo

“He hecho muchos sacrificios desde 2011. He estado lesionado, he regresado. Ha sido muy duro para mí estos ochos años. Ayer, al final del partido, me senté en la cancha con Max Machenaud. Durante ocho años vas dando pasos pero no tienes tiempo de saborearlo. Siempre tienes que prepararte para el próximo partido. Solo quería tomarme cinco minutos, sentarme y mirar. Era un bonito estadio y un partido importante con un buen resultado para nosotros. Así es cómo me siento. Quiero disfrutar cada momento. Somos privilegiados por jugar a este deporte” – el wing Yoann Huget describe su satisfacción tras no haber sido seleccionado en 2011 y perderse la RWC 2015 por lesión en el primer partido.

“En esta situación estamos pensando solo en nosotros y el egoísmo no forma parte del espíritu del rugby. Espero que todo el mundo esté a salvo. Pensamos en nuestros fanáticos que han hecho un gran esfuerzo. Algunos de ellos han pasado años ahorrando dinero para venir y ver un gran partido. Quiero jugar contra Inglaterra como siempre. Cuando eres francés quieres ganarles” – El segunda línea Bernard Le Roux tras la cancelación del partido contra Inglaterra.

¿Cómo les fue?

Victoria ante Argentina 23-21 in Tokio.

Victoria ante EE.UU 33-9 en Fukoka 

Victoria ante Tonga 23-21 en Kumamoto

Empate ante Inglaterra por cancelación del partido.

Derrota ante Gales por 20-19 en Oita

Francia en números

5 – El número de ciudades en las que estuvo en Japón: Fujiyoshida, Tokyo, Kumamoto, Fukuoka y Oita.

20 – Años y 143 días, la edad de Romain Ntamack el 21 de septiembre cuando se convirtió en el jugador más joven de Francia en jugar una Copa Mundial. Además hace historia junto a su padre Emile Ntamack, que participó en 11 partidos de la RWC en 1995 y 1999. Son el primer padre e hijo en jugar para Francia en Copa Mundial.

El número de capitanes que ha alineado: Guilhem Guirado, Louis Picamoles y Jefferson Poirot.

El número de RWC en las que Francia ha resultado invicto en primera fase: 1987, 1991, 1995, 1999, 2003 y 2019.

RNS gl/ar/ajr/jca/jg