Gales busca ofrecerle a Gatland una despedida histórica

El tercera línea de Gales, James Davies, será titular en el partido contra Nueva Zelanda por el bronce y cree que es una gran oportunidad para hacer historia frente a los All Blacks, a quienes no derrotan desde hace más de seis décadas.

TOKIO, 31 de octubre - James Davies eligió no hacer bromas esta vez cuando fue seleccionado entre los XV que saldrán al campo con el equipo de Gales, pero espera poder terminar con una sonrisa esta vez en el partido por la medalla de bronce contra Nueva Zelanda en el Tokyo Stadium.

Cuando Warren Gatland le dijo al ala que ingresaría como titular en el partido de fase de grupos ante Fiji, Davies -arriba- replicó descaradamente al entrenador diciéndole que él “finalmente había visto la luz".

"Sin bromas esta vez. No creí que fuera la semana correcta para hacerlo tras lo que sucedió el fin de semana", dijo el jugador de 28 años, que es uno de los nueve cambios de su equipo respecto del que cayera contra Sudáfrica en la semifinal del domingo en el International Stadium Yokohama.

"He sido paciente con la designación ya que nuestra tercera línea estuvo extraordinaria durante todo el torneo. Es genial tener una chance de ser titular y espero alcanzar un buen desempeño en el partido final. Hemos entrenado como grupo por cinco meses y este es el último en el que estaremos juntos así que dejaremos todo en la cancha como habitualmente se dice para ver si podemos conseguir una victoria”, agregó.

"Este no es el partido que queríamos estar jugando, pero es como las cartas han sido echadas. Estamos entrenándonos de vuelta y todo el mundo esta emocionado por la oportunidad que tendremos frente a los All Blacks. Vi algo el otro día sobre eso de que no podemos ganarles desde hace 66 años, por lo que es una chance de hacer historia. Sería algo diferente a la manera en que queríamos que fuera, pero pero es una chance que tenemos de darle a los aficionados en casa algo para disfrutar", expresó.

Davies admitió que la derrota ante los Springboks fue un golpe demoledor, ya que buscaban finalizar la etapa de Gatland con la obtención de la Webb Ellis Cup. "Fue duro por algunos días, pero a veces es bueno poner las cosas en perspectiva. Es un partido de rugby y, al fin y al cabo, hay cosas más importantes", aseguró. "Si miras lo que sucedió en Tokio este mes hubo algunos muertos por el tifón por lo que mi perspectiva es muy humilde", reconoció.

Pero tiene confianza en que el nuevo equipo de entrenadores, a quienes conoce de sus días en Scarlets, Wayne Pivac y Stephen Jones, y que han sido parte de la preparación en Japón, puedan continuar haciendo historia luego de los exitosos tres Grand Slams de Gatland en el Seis Naciones. 

"No he trabajado con Warren como la mayoría, pero cuando lo hice ha sido brillante, es buen entrenador y solo tienes que ver sus éxitos. Hay gente que lo ha cuestionado en el pasado pero él siempre ha cumplido”, elogió.

"Tienes que seguir adelante y son momentos emocionantes los que tiene por delante el rugby de Gales con los nuevos entrenadores. Esto ha sido brillante para Steve, tener un poco de contacto en el inicio con los jugadores y con el staff. El ha estado fantástico. He trabajado con él en el pasado y no puedo esperar a volver a trabajar si soy seleccionado más adelante. En lo personal, y a nivel del plantel y del rugby de Gales, son momento realmente emocionantes”, expresó al referirse a quien hoy ejerce el rol de entrenador de ataque del seleccionado galés.

RNS ig/js/gr/np